Estudiar oposiciones en academia, mi experiencia personal

Seguro que somos muchos opositores los que nos hemos enfrentado a la elección del estudio en casa, biblioteca o estudiar oposiciones en academia para llegar preparados al momento del examen.

Os voy a contar mi experiencia para que os ayude a elegir y sobretodo para que no cometáis los mismos errores que yo. Voy a empezar por el principio, decidí sacarme las oposiciones para policía con 21 años, después de hacer un ciclo de electricidad. Me puse a pensar y vi que no quería desempeñar el oficio de electricista ni nada relacionado con ello, me gustaba algo más movido y que requiriese un estado físico y mental activo en todo momento, por ello lo primero que hice fue informarme y todas las recomendaciones de aquel momento me decían que lo mejor era estudiar oposiciones en una academia, pero como no me veía muy bien de dinero y me sobraban las ganas de aprender y estudiar decidí que yo solo podría enfrentarme al temario sin ningún problema.

academia

 

Errores que cometí antes de estudiar oposiciones en academia

El entusiasmo inicial hizo que empezase a estudiar en casa con mucho ánimo, levantándome temprano todos los días para ir a ejercitarme al mediodía y posteriormente seguir con la sesión de estudio por la tarde hasta las siete de la tarde, pues bien este entusiasmo y vigor duró dos semanas ya que empecé a distraerme con cualquier cosa de la casa, visitas, tareas de casa… En resumen, supongo que cuando te falta ánimo cualquier excusa que puedas encontrar por casa para no estudiar hace que finalmente pierdas el tiempo y no estudies. Fue tras una semana en esa situación cuando hice reflexión y me dije a mí mismo que debía salir de la rutina y distracciones de casa bien pronto por la mañana para obligarme a estudiar, pensé pues que el remedio era una biblioteca, un entorno de estudio haría que estudiase más horas y no me distrajese hasta con el perro…

Empecé a ir todos los días a la biblioteca, durante un mes todo fue bien pero me fui dando cuenta de que estaba estudiando duro pero no seguía una metodología no tenía estructura ni nadie que valorase los avances que hacía o no de forma externa y con la experiencia necesaria para medir si yo estaba evolucionando correctamente para conseguir aprobar el examen o no. A parte de esto, la soledad de la biblioteca empezó a hacer mella en mi carácter diario, esto lo notaba mi familia en mi actitud más esquiva y enfadadiza, además mi rendimiento de estudio empezó a bajar. Tras una charla con mi familia me recomendaron estudiar oposiciones en una academia que conocía mi hermana por un amigo suyo que también estaba preparando, tras lo que decidí dejarme aconsejar y probé.

Tras dos meses de estudio en casa y en la biblioteca me anoté a la academia y aunque era escéptico al principio, la verdad es que estudiar oposiciones en academia hizo que encontrase un espacio en el que había más gente que compartía mis inquietudes, nos motivábamos unos a otros y además lo más importante es que accedí a un sistema de estudio contrastado y estructurado con la ayuda del profesorado que tenía experiencia en formar a opositores.

Mi recomendación: no pierdas el tiempo, empieza por estudiar oposiciones en academia y combínalo con tiempo de biblioteca en solitario, adelantarás pasos y evitarás cometer mis errores.

Leave a Reply


5 + = 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


1 + 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>