Aprender sin perder tiempo mediante clases particulares

Si alguien busca clases particulares de una materia o actividad, es porque quiere aprender rápido, sin perder el tiempo o porque hay asignaturas que necesita reforzar e incluso aprobar si es que tiene exámenes.

Desde los cursos de la enseñanza básica hasta la de rango universitario, cualquier alumno que necesita mejorar en su rendimiento académico, piensa en contratar clases particulares y conseguir el objetivo que se propone. Aprobar exámenes o mejorar la comprensión y la marcha del curso son dos razones de lo más común para muchas personas de cualquier edad y cualquier ciclo formativo. Y fuera de los centros educativos propiamente dichos, otra razón que lleva a alguien a tomar clases particulares es la falta de tiempo para aprender determinada actividad relacionada con el ocio o las aficiones, además de ciertas actividades específicas que requieren atención personalizada.

Hay personas que se refieren a clases particulares al matricularse en un centro alternativo al que cursa porque son clases de apoyo adicionales o sustitutivas, pero el concepto no es exactamente el mismo. Por muy reducidas que sean las clases, siempre habrá más de dos, tres o más alumnos, por lo que se comparte al profesor y hay que acudir al centro, así que son clases extra pero no particulares.

El alumno suele necesitar atención personalizada y eso se consigue en las clases particulares. Es la mejor manera de resolver dudas, hacer preguntas y centrarse en lo que el alumno no entiende o le cuesta  trabajar con éxito, sin seguir el plan de estudios o programa general de cada curso que debe seguir el profesorado de un centro de enseñanza.

Esta libertad de cátedra es aplicada esta vez para el alumno puesto que es él quien compromete sus propios resultados y por lo tanto decidirá en qué puntos de la materia hay que trabajar para conseguir el objetivo.

Cuando no se avanza con éxito en un curso, se desea aprobar una serie de exámenes o se quiere superar una prueba de acceso, que son los casos más habituales, las clases particulares suponen un reto para el alumno y un apoyo con el que asegurarse el logro. Suponen un esfuerzo intelectual, de tiempo y económico que se pretende rentabilizar, por lo que puede optar por varias posibilidades. Desde contratar los servicios de profesionales en páginas online dedicadas a clases particulares a los anuncios en sitios web que dedican una sección precisamente a este servicio.

Pero las clases particulares de toda la vida son las que ponen en contacto directo y sin intermediarios, al alumno con el profesor. Establecen las condiciones en las que se llevarán a cabo las clases, entre las que se cuentan la regularidad y el precio. Y por lo general es el alumno quien decide la continuidad o no de las mismas, aunque todo se consensúa de mutuo acuerdo.

Una de las materias que más dificultades presenta a los alumnos es el idioma inglés, de cuyas clases particulares se pretende sacar el mayor rendimiento y suele funcionar. Adaptarse al alumno es tarea del profesor en vez de ocurrir lo contrario como en el centro lectivo, así que lo mejor es aprovechar al máximo las oportunidades de ser un reducido grupo de dos.

Pero no sólo el idioma anglosajón lleva a muchos alumnos a contratar clases particulares, ya que se ofrecen de todas las materias y actividades, incluso para profesionales que necesitan formación para sus trabajos.

Clases particulares de cocina, de canto o de piano y actividades diversas como dibujo artístico, música o golf, se ofrecen y se demandan en los sitios online de anuncios donde la oferta está organizada y ponen en contacto a ambas partes.

Leave a Reply


8 + = 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 9 = 18

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>